Top weight loss Soft for you, Free Shipping to Worldwide, .

Psicología y Consejería

| June 16, 2012 | 0 Comments

A finales del siglo XIX la psicología apareció como una ciencia completamente nueva que entraba en un campo hasta entonces desconocido que es la psiquis y la personalidad humana.
Hay muchas definiciones que se han dado con relación a la personalidad. Muchas personas piensan que la personalidad tiene que ver con los rasgos atractivos e interesantes de una persona. En el lenguaje coloquial muchos dicen que la personalidad también es la originalidad o dominio que una persona tiene y que se mide en términos cuantitativos. Sin embargo, realmente personalidad nos habla del conjunto de cualidades que definen a un individuo, por los cuales podemos establecer una diferencia con los demás. Este término común no expresa profundamente y verdaderamente la complejidad humana que entraña el término personalidad. Personalidad viene del término latino persona y del griego “prosopon”, que significa  “máscara”.  Hay quienes creen que es la suma de un factor biológico con uno psicológico, donde el carácter y el temperamento son parte de la personalidad.  Otra opinión que algunos dicen tener con relación a la definición de personalidad nos habla  del conjunto psicofísico que conforman un individuo y establecen las condiciones al ser humano para que se adapte apropiadamente al medio ambiente. Otra definición actual nos llevaría a pensar que la personalidad son aquellos patrones de sentimientos y pensamientos que están intrínsecamente ligados al comportamiento humano y que permanecen a lo largo del tiempo y de cualquier situación. Son aquellas características peculiares que distinguen a un individuo de otro, muy únicas y peculiares de ese individuo en particular. El Doctor Tim Lahaye por ejemplo la define como:
“…la expresión externa de la persona, que puede ser o no lo mismo que el carácter, dependiendo de lo genuino que seamos. Con frecuencia, la personalidad es una agradable fachada que esconde un carácter desagradable o débil. Por supuesto, la personalidad está compuesta de diversos rasgos (1).

Los científicos han tratado de crear un sistema científico que trabaja realizando pruebas de personalidad, el cual va a medir los diferentes rasgos de la misma. Ellos emplean también datos estadísticos para ver qué rasgos se agrupan para determinar ciertos factores característicos en una personalidad determinada. Los rasgos que se pueden determinar pueden ser: la energía, la hostilidad, los cambios de carácter, la independencia, el orden, la flexibilidad, la ansiedad, etc. Hay rasgos que se destacan o llegan a ser mas dominantes que otros y de ahí se puede sacar entonces esos factores determinantes en ciertas personalidades.
Los objetivos fundamentales de los psicólogos cuando están frente a un individuo con relación a la personalidad son;  definir las cualidades, que es lo más influye si lo genético o lo ambiental, como esas cualidades están evolucionando y cuales son normales y cuáles no. El sistema psicosocial no es un resultado hereditario sino por el contrario son los hábitos, la manera en que el ser humano desarrolla sus valores, las actitudes hacia la vida, creencias, hábitos, estados emocionales y sentimentales, etc.
Hace solo un siglo que los científicos han hecho investigaciones más profundas en el campo de la psicología para llegar a comprender la formación de las diferentes personalidades. Hay diferentes escuelas científicas y diversas opiniones en el tema y se han llegado a algunas conclusiones al respecto.
Algunos enfatizan las experiencias que se han vivido en la infancia como causa principal en la formación de la personalidad, otros la atribuyen a la herencia familiar y los últimos al papel que juega el medio ambiente en el cual el hombre se desarrolla. Por ejemplo estos últimos, los ambientalistas, sostienen que el carácter está marcado por el medio ambiente realizando todo tipo de pruebas psicométricas y creen que los factores genéticos no tienen nada que ver con el desarrollo de la personalidad. Karen Horney utiliza este tipo de teoría de la personalidad donde muestra como el ambiente social puede influir en la personalidad de alguien desde que nace. El expone que el subconsciente del niño desde los primeros años se enfrenta a la vida de la siguiente manera, primero acercándose a las personas y colaborando con ellas en una actitud positiva, segundo oponiéndose a las personas, lo cual implica que el hombre debe mantenerse y pelear por sus derechos y tercero aislarse de los demás, prefiriendo la soledad y creando su propio mundo. Los genetistas, por otra parte, creen que los deportistas tienen un gen nombrado D4 más desarrollado que los otros individuos. Sin embargo se han hecho estudios con personas que padecen Alzheimer los cuales producen poca dopamina y también tienen estos mismos genes que las personas que practican deportes, lo que hace de esta teoría algo incongruente.
La personalidad es una combinación de la genética y lo ambiental, sin embargo, es algo único que caracteriza a cada individuo como ser independiente y diferente al otro, donde no existe copias ni repeticiones de la misma, tampoco es cerrada y rígida, ni es la conducta aislada de un individuo.
Algunos psicólogos nos hablan como los seres humanos pueden ser observados desde tres perspectivas diferentes con relación a su personalidad:

Subjetivamente: como la persona se ve a sí misma.
Objetivamente: como otros la ven.
Verídicamente: como uno es en realidad

Las teorías de la personalidad siempre también tienen tres cosas fundamentales en común:

La definición de la personalidad
El establecimiento de la influencia genética y ambiental
Analizar y explicar porque cada persona tiene comportamientos diferentes ante
situaciones similares y ver si ese comportamiento es normal o no.

Teorías modernas de la personalidad
Una de las teorías más conocidas fue plasmada y ejercitada por el renombrado psiquiatra austriaco Sigmund Freud, que se destacó dentro del campo de la psicología y el psicoanálisis en la era moderna. Este ha tenido dentro de los campos de la psicología, críticos y oponentes serios, ya que muchos consideran su teoría no científica. El enfatizaba el sexo como la causa principal en todos los casos y etapas del desarrollo y trastornos de la personalidad  y daba la explicación de que todas las cosas están basadas en los instintos del hombre y los  complejos de Edipo/Electra. Establecía tres ámbitos de la mente, el consciente, pre-consciente y el inconsciente, haciendo ver que solo vemos una parte pequeña de la personalidad, lo demás está escondido. Su teoría partía del trabajo con enfermos mentales. Algunas cosas positivas que se le pudiera adjudicar tiene que ver con el descubrimiento del inconsciente, la eliminación de los tabúes y mitos con relación al sexo, la introducción del psicoanálisis como una terapia efectiva en pacientes que no tengan enfermedades mentales graves. También se le puede atribuir como un logro el énfasis que puso en la importancia que tienen los primeros años infantiles en el desarrollo posterior de la personalidad y la actuación que tenemos como adultos.
Hay dos teorías tipológicas modernas con relación a la personalidad, una es psicológica y la otra es morfológica o constitucional. La primera es de Eysenck, el cual  muestra un conjunto de cualidades psicológicas distintivas entre ellas,  el cual señala  2 dimensiones de la personalidad,

Estabilidad/Inestabilidad
Extroversión/Introversión

Estas han dado como resultado cuatro tipos de  combinación de personalidad:

Estable-Extrovertida
Estable-Introvertida
Inestable-Extrovertida psicópatas e histéricos
Inestable-Introvertida ansiosos y obsesivos

En la otra teoría existe el planteamiento de que el aspecto físico da como resultado la personalidad. El más conocido dentro de esta teoría morfológica esta Sheldon. El  los ve desde este otro punto de vista:

Endomorfo – sociable, gordo
Ectomorfo – agresivo, musculoso
Mesoformo – tímido, delgado

Otros psicólogos clínicos  identifican otros tipos de categoría de personalidad básicos como:
Un tipo social y saliente
Un tipo solitario y tímido

Los trastornos de personalidad
Cuando estamos en presencia de trastornos de personalidades nos encontramos con sistemas estructurados donde encontramos niveles diferentes, unos más permanentes y otros variables. Muchas personas piensan que los trastornos de personalidad son enfermedades, pero estos tienen  que ver con estilos de comportamientos, conocimiento y emociones estructuradas.
Existen algunos trastornos de la personalidad que Theodore Millon, psicólogo clínico contemporáneo, muy conocido por su aporte sobre los conceptos de la personalidad y su desarrollo en los modelos técnicos actuales, ha definido y agrupado, según el patrón de dificultades y los trastornos depresivos de la personalidad. Mencionaremos a continuación a alguno de ellos:

Trastorno depresivo de la personalidad
Trastorno de la personalidad por dependencia
Trastorno histriónico de la personalidad
Trastorno narcisista de la personalidad
Trastorno antisocial de la personalidad
Trastorno sádico de la personalidad
Trastorno obsesivo- compulsivo de la personalidad
Trastorno negativista de la personalidad
Trastorno masoquista de la personalidad
Trastorno esquizotípico de la personalidad
Trastorno límite de la personalidad
Trastorno paranoide de la personalidad
Trastorno de la personalidad descompensada

Theodore Millon, prefiere hacer una evaluación de la personalidad y sus trastornos antes de establecer el tratamiento psicológico. El se basa para ello en los datos arrojados en la historia clínica del paciente, los diagnósticos que se han establecido (DSM, CIE) así como los instrumentos y sus propios cuestionarios de evaluación de la personalidad (M.M.P.I. y el MCMI- existe una versión en español de esta última, que es MCMI – II). Sin embargo el modelo de Millon, a pesar de su popularidad entre los psicólogos clínicos, se basa en un modelo muy de diagnóstico,  más que de personalidad. Otro de los psicólogos clínicos más renombrados a nivel internacional es Beutler, el cual usa el M.M.P.I. que es un cuestionario que mide rasgos psicopatológicos, siendo considerado este  por muchos  superior al de Millon por la precisión  y certeza de este instrumento, el cual establece las escalas de los perfiles de trastornos y que ha sido probado por más de cincuenta años en este campo y que arroja distintos tratamientos que el de Millon, para el mismo trastorno de la personalidad.

Temperamentos
Tim Lahaye escribiendo acerca del temperamento lo define y lo expresa así,
“…es la combinación de características con las que nacemos y que afectan subconscientemente el comportamiento humano. Estas características están dispuestas genéticamente sobre la base de la nacionalidad, raza, sexo y otros factores hereditarios, y son trasmitidas genéticamente” (2).

El también establece el carácter como “el verdadero tú”, y nos explica que,

“…es el resultado de tu temperamento natural modificado por la instrucción, educación, actitudes básicas, creencias, principios y motivaciones recibidas en la infancia. En ocasiones se denomina como ‘el alma” del hombre, constituida por la mente, emociones y voluntad” (3).

El continúa estableciendo la diferencia y al mismo tiempo la correlación entre personalidad, carácter y temperamento de la siguiente manera,

“…el temperamento es la combinación de características con las que nacemos; el carácter” es nuestro temperamento “civilizado”; y la personalidad es “el rostro” que mostramos a los otros” (4).

El temperamento  se determina genéticamente y tiene relación con la disposición afectiva de cada individuo. El carácter, por otra parte, es todo ese conjunto de hábitos que vamos obteniendo a lo largo de nuestra vida y los cuales pueden ser juzgados por nuestros semejantes.
Podemos desarrollar nuestro carácter y  cambiar aspectos de nuestra personalidad, pero sin embargo, muy pocos han podido modificar el temperamento. Estos que lo han logrado han trabajado en esta área de tal manera que han modificado conscientemente y positivamente, con  ayuda externa, como psicólogos y consejeros, ciertos rasgos distintivos de su temperamento pero por supuesto, no han podido modificar completamente el mismo.
La personalidad, las actitudes y el estilo de vida reflejan el pasado de un individuo. La personalidad como bien definíamos la vemos como esa suma total de todo lo que somos, resultado de la crianza y la naturaleza del individuo. La naturaleza heredada o “fisis” entra dentro de la genética del individuo que junto a los hábitos adquiridos conforman esa parte multifacética del hombre llamada personalidad.
Muchos se escudan diciendo que no pueden cambiar sus actitudes y comportamientos expresando que esa es la manera en que ellos son y que tampoco desean cambios al respecto. Muchos se sienten confortables en sus estilos de vida pecaminosos, hasta el punto que no quieren modificarlos, ya que expresan que ellos han nacido así de esta manera y que no hay nada que pueda transformar su comportamiento. La parte genética es difícil de cambiar como hemos expuesto, esto es la naturaleza heredada, sin embargo, la manera en que una persona la usa si puede sufrir cambios radicales. El temperamento, que son esos rasgos heredados, y la manera en que los desarrollamos y usamos también implica una responsabilidad ante Dios y los hombres. Vemos como los estilos de vida y hábitos forman parte del comportamiento y la personalidad y muchos los confunden con los rasgos hereditarios.
Es bueno hacer un análisis de los temperamentos porque eso  facilita una evaluación de cómo el temperamento se comporta y se manifiesta individualmente y cómo es responsable de la manera y el estilo con que la persona se va a desarrollar en la vida. Esto le permite al Consejero y terapeuta poder tener una panorámica general individual en el momento en que va a aconsejar.

La influencia de los temperamentos
El temperamento puede influenciar en todas las áreas de la vida. Cuando conocemos nuestro temperamento y el de otros podemos trabajar acertadamente en la Consejería. El análisis de temperamento y de la combinación de los mismos puede llevar a una persona a desarrollar el potencial que tienen dentro.
Existen cuatro temperamentos básicos y otras combinaciones de los mismos. Hipócrates, quien desarrollo la teoría de los temperamentos, vivió en el siglo V a.C. Esta teoría también conocida como la de los ‘humores” o “fluidos” (5), porque según él, el cuerpo humano está compuesto de cuatro fluidos o cuatro categorías básicas o temperamentos. El los denomina Sanguíneo, en el cual el fluido es la sangre, Colérico que es la bilis amarilla, Melancólico es la bilis negra y Flemático una parte de la sangre conocida como linfa. Existen también combinaciones de todos estos temperamentos, lo que enriquece la gama de colores de cada persona, denotando  marcadamente  las diferencias.
En cada temperamento encontramos fortalezas y debilidades. Estas fortalezas y debilidades de cada uno de estos temperamentos  son parte también de la tarea y los desafíos de conocer las capacidades y limitaciones de las cuales todos estamos dotados y que debemos sabiamente usar, para lograr vivir más armoniosamente los unos con los otros. Es importante aclarar que aunque cuando existan cuatro temperamentos básicos y mezclas de los diferentes tipos de temperamento siempre existirá un temperamento que predominará sobre los otros. La variedad en los temperamentos nos muestra la diversidad que disfrutamos como parte de la creación de Dios. Esta  misma diversidad nos enriquece y nos ayuda. En la variedad y la diversidad está la mano poderosa de Dios como el gran escultor y pintor incuestionable de su creación.
Tampoco podemos afirmar categóricamente que haya un temperamento que sea mejor que otro y que sus cualidades positivas son más necesarias que la de otros; todos ellos son importantes y necesarios para cumplimentar el propósito por el cual Dios creó este mundo.
Las personas actúan de acuerdo a su temperamento. El temperamento influye en nuestras perspectivas, preferencias y gustos, actitudes, formas de pensar, etc. Si no conocemos y aprendemos a dirigir sabiamente nuestro temperamento, este subconscientemente nos dirigirá todas nuestras acciones y pensamientos. El cerebro juega un papel importante en las capacidades cognoscitivas, reflexivas y comunicativas, pero está muy íntimamente relacionado también con los temperamentos.
El temperamento influye en cada detalle de nuestras vidas, en como comemos, decoramos, nos ejercitamos, de nuestras aficiones y entretenimientos, nuestra vida laboral y social y aún hasta de nuestros aspectos religiosos.
El hecho de conocer los temperamentos y las combinaciones que existen de ellos podemos no solo entendernos a nosotros mismos, sino entramos en el mundo de la otra persona, como el cónyuge, el amigo, el compañero de trabajo y podemos establecer mejores relaciones sociales, partiendo de la premisa que conocemos como ellos actuarían, pensarían, sentirían y responderían ante determinadas circunstancias basados en su temperamento. Esta es una herramienta poderosa en las manos de un consejero donde él podrá estudiar el carácter de una persona y sus maneras de actuar basado en el comportamiento de sus temperamentos.
Es importante que entendamos que nosotros nacemos con el temperamento y los rasgos del mismo persistirán a través de la vida. Este es heredado a través de los cromosomas y genes que los padres aportaron en la concepción de una criatura. Esto determina el temperamento básico, que incluye una combinación de características específicas que heredamos de nuestros primogenitores. El temperamento, como decíamos, nos seguirá a través de nuestra vida, porque vino con nosotros en nuestros genes y este jugará el papel más importante en nuestro comportamiento.
La nacionalidad y la raza son los dos factores más importantes en la formación del temperamento. Por supuesto, que esta no es la única influencia en nuestra manera de proceder, también entran a jugar otros factores, como el medio ambiente, la educación, el hogar donde hemos sido criados, la cultura, etc.
Si las personas comprendieran esa verdad ineludible, de la importancia de conocer nuestro temperamento, se evitarían problemas serios interpersonales, daños familiares y relaciones completamente destruidas. Cuando somos expuestos a este conocimiento de nuestro temperamento básico heredado, o sea que ya viene con nosotros al momento de nacer, seremos capaces de vencer muchos obstáculos en nosotros mismos y en nuestra relación con otros.

Características fundamentales

El Sanguíneo
El Sanguíneo es cálido, alegre, entusiasta, es como el sol resplandeciente en una mañana cálida. Es capaz de disfrutar las cosas y la vida intensamente. Es receptivo, dándole lugar a las impresiones externas fácilmente. Es motivado y llevado por sus sentimientos más que sus pensamientos, el corazón le dicta sus acciones. Es extrovertido, expresivo y muy  comunicativo en sus relaciones sociales, capaz de motivar y contagiar a otros con su entusiasmo. Es un narrador emocional, porque según las estadísticas la mayoría de los sanguíneos son buenos oradores, que saben expresarse bien, elocuentes y fluidos en el vocabulario, a veces demasiado expresivos y exagerados. Estos saben contar magistralmente experiencias propias y anécdotas de sucesos extraordinarios, de manera que la audiencia cuando él llega es capaz de vivir las escenas como si fuesen reales. Es amistoso y compasivo, capaz de identificarse con los sufrimientos y las alegrías de otros profundamente.
Se ha descrito a Pedro, el discípulo y apóstol de Jesús como un sanguíneo consumado, ya que en las Escrituras lo vemos descrito portando todas las características de un inigualable conversador,  una persona emocional, ruidosa y apasionada. Tiene una energía y disposición increíble en la vida. En muchas ocasiones aparenta ser más confiado de lo que realmente es.
Este es un temperamento que hablará de todo antes de entrar en el tópico fundamental y llegue a afrontar el verdadero problema. Los sanguíneos les gusta comer de todo, aunque en la mesa hablan mucho. Estos manejan rápidamente, algunas veces en exceso de velocidad y otras, sin razón aparente, lo hacen más despacio. Les gusta conversar con otros cuando están conduciendo en los autos y mirar en muchas ocasiones las caras de las personas que los acompañan en el viaje.
El sanguíneo no piensa mucho en los precios cuando va a comprar en el mercado y las tiendas, se dejan llevar por lo que les ha gustado a sus ojos. Les gusta tener muchas cosas comestibles en casa, por lo tanto harán compras grandes en el mercado. Pagarán sus facturas, pero muchas veces necesitan que alguien les recuerde, se deprimen si han gastado mucho y después no saben cómo van a sufragar los gastos. La tendencia de ellos no es recortar gastos, sino como conseguir otros trabajos y más dinero para mantener su nivel de vida. Les gusta la publicidad colorida.
El sanguíneo emprende una tarea con mucho entusiasmo y dinamismo y muchas veces la deja a medias porque otra cosa acaparó su atención, mayormente si tiene que ver con conversar con alguien y salir de paseo. Tienen un alto potencial, pero la falta la disciplina para lograr objetivos, lo que hace que se vuelvan improductivos por su falta de disciplina emocional.  Los sanguíneos por lo general no son tan buenos estudiantes, aunque si están motivados pueden llegar a tener grandes logros, ya que tienen mentes brillantes, aunque les falta auto-control. El interés por las cosas se disipa rápido, Las cosas alrededor de un sanguíneo tienden a distraerlos ya que les falta concentración, lo que hace que aquello en lo cual se han enfrascado con tanta vehemencia en el principio tiene que motivarlos suficientemente como para llevarlo a término. Son ego-centristas y en ocasiones un tanto exuberantes en sus reacciones. Estas últimas son en su mayor parte el “talón de Aquiles” o sea, donde radican las debilidades de este temperamento.

El Colérico
El Colérico es práctico, también es caluroso como el sanguíneo pero voluntarioso y autosuficiente. Puede ocupar posiciones de liderazgo fácilmente ya que es visionario, decidido y productivo pero voluntarioso. Le gusta ser independiente e impetuoso y toma decisiones fácilmente con relación a sí mismo y a otros. También es extrovertido y expresivo, no tan exuberante y abierto al grado de los sanguíneos, ya que miden sus expresiones y las comunican con más cautela. Le gusta estar activo infundiendo creatividad a cualquier cosa que emprenda. Puede ser rencoroso, sarcástico e irascible en muchas ocasiones. Sus pensamientos son prácticos y se envuelve en una actividad logrando metas y objetivos fácilmente. Es capaz de planear proyectos acertados y con un excelente planeamiento. No se deja intimidar por las circunstancias y personas que tratan de cambiar el rumbo que él ha determinado con relación a sus planes y proyectos. Tiene posturas decididas y concretas y las defiende sin temor alguno. Es determinado y no se deja amedrentar por las adversidades. No se deja llevar por la parte emocional y sentimental como el sanguíneo. No muestra ante otros sentimentalismos, ni expresa compasión, ni trata de agradar a otros, en ocasiones se enoja ante las actitudes de otros y se vuelve insensible ante sus necesidades. No es dado a las artes y a aquellas cosas que tratan con los sentimientos y emociones. El busca las cosas productivas de la vida y los valores de utilidad y prácticos. Es directo y no es analítico, por lo tanto no mide los obstáculos y muros que puede enfrentar en el camino, él se lanza a lograr sus objetivos y metas sin importarle incluso a quien pueda dañar en el camino. Su tendencia natural es ser dominante, autoritario y en algunas ocasiones es oportunista ya que puede llegar a utilizar a personas para lograr sus fines.
No le gusta variar mucho el menú, comen apresuradamente casi sin masticar la comida. Los coléricos son conductores que no tienen temor alguno, se lanzan rápidamente a toda velocidad. Tratan siempre de ganar tiempo. A ellos no les gustan las tiendas, especialmente los hombres. Solo van a la tienda cuando tienen necesidad de alguna cosa. Les gusta comprar bastantes comestibles pero nunca al grado de los sanguíneos. Ellos pagan sus facturas a tiempo. Les gusta pagarlas todas al mismo tiempo para no tener que pensar en ello más. El colérico trata de terminar los trabajos lo más rápido posible, no le gusta estarse todo el día o posponer el trabajo para otras ocasiones, lo que empieza le gusta terminarlo rápidamente. Este también se caracteriza porque no es muy brillante en el pensamiento y en desarrollar un vasto y variado conocimiento de diferentes cosas de la vida, aunque son personas inteligentes. Son curiosos y les gusta la lectura rápida, nada que les tome mucho tiempo. Son dados a la arquitectura, las gráficas y las cosas plasmadas en diagramas, les gusta tener una panorámica general de cómo las cosas encajan en un marco general. A veces se pierden en los objetivos y metas que deben lograr.
El melancólico
Este es un temperamento muy profundo y enriquecedor. El melancólico tiene la tendencia de ser perfeccionista, analítico, abnegado, dotado de talentos y muy sensible y emocional a las artes y a todo lo que lo rodea. Por lo general es introvertido. Es capaz de ir a los dos extremos, a veces cuando las cosas funcionan perfectamente es capaz de las alegrías y el gozo más grande y se comportará más extrovertido, en otras ocasiones actuara de la manera opuesta, se volverá sobrio, deprimido y solitario. Es dado a la autocompasión, la depresión y le gusta moverse en su propia infelicidad. Le gusta tener amigos y es fiel a ellos, aunque no siempre los consigue fácilmente. A los melancólicos, en muchas ocasiones, les cuesta expresar lo que sienten y como piensan.  A veces las frustraciones de la vida lo han hecho desconfiado. A diferencia del colérico, el melancólico es capaz de prever obstáculos y dificultades que se puedan presentar en el camino para el logro de las metas, es por ello que no se lanza a iniciar nuevas cosas y proyectos tan fácilmente. Es capaz de lograr cosas maravillosas en épocas de gozo y éxtasis e inspiración emocional pero luego pueden seguirle períodos de tristezas y depresión, precisamente por su espíritu tan analítico y perfeccionista consigo mismo y con otros. Le gusta entregarse a causas y vocaciones que impliquen hacer sacrificios personales como parte de una realización personal, donde el sufrimiento quizás esté presente en esa labor y vocación,  no solo como parte de la existencia humana, sino como algo al cual se inclina y asume con dignidad y hasta gozo. Es un temperamento con un potencial y una energía interior tremenda, llevándolo a la entrega y la consagración como ningún otro temperamento. Es muy abnegado, trabajador y auto-disciplinado. El melancólico puede ser usado poderosamente por el Espíritu Santo.
Los melancólicos saborean la comida, pero no se deciden muy rápido. Cuando van a salir de viaje estos siempre preparan minuciosamente el viaje antes de salir, son aquellos que estudian los mapas y saben desde el punto de partida hasta la llegada. Tienen un buen record de manejo y de rareza se pasarán del límite de velocidad.
Los melancólicos les gusta comparar precios y calidad antes de lanzarse a comprar algo, son más meticulosos que los sanguíneos y los coléricos. Son aquellos que se conocen cada estante en el mercado y les gusta guardar los cupones de descuentos. Les gusta pagar sus facturas a tiempo y son muy meticulosos en mantener la chequera balanceada.
Es muy creativo y le gusta hacer su trabajo a la perfección, si hace un jardín este se convierte en el mejor del vecindario, si escribe un libro, tenga la plena seguridad que cada palabra ha sido escogida minuciosamente. El melancólico tiene una aptitud nata para crear cosas y mantenerlas. Estos son estudiosos en sentido general, les gusta leer y disfrutan el conocer nuevas cosas. Son dotados de una gran retención y tienen buena ortografía ya que sus mentes son fotográficas, capaces de recordar un sinnúmero de detalles. Pueden concentrarse a pesar de interrupciones, ruidos, y cosas desorganizados alrededor suyo. Son pensadores, por eso piensan primero lo que van a decir antes de comenzar a hablar, sobre todo cuando tiene que ver con la oratoria pública. No interrumpen cuando otros están expresando sus puntos de vista, pero cuando les toca a ellos hablan sin interrupciones hasta que terminan de expresar todas sus  ideas.
Sin embargo algunas de las debilidades y cosas negativas del  melancólico pueden ser lo variable en sus emociones y sentimientos, el espíritu  un tanto crítico que lo caracteriza y su posición  insociable. Es susceptible ya que se hiere y ofende fácilmente y su persona se constituye en el principal motivo de atención. En algunas ocasiones piensa que la gente la tienen cogida con él y sufre de complejos de persecución. Es más teórico que práctico.

El flemático
El flemático es el tipo de persona calmada, serena y muy tranquila. Es raro que usted pueda sacar de sus cabales a un flemático. Es una persona acogedora y placentera en su trato con los demás, pacificadora y conciliadora por excelencia. Hipócrates lo describe como el “temperamento calmoso, frío, lento, bien equilibrado” (6).
No es un temperamento que se involucra en muchas cosas y tampoco en la vida de otros, se mantiene al margen y evita conflictos y situaciones tensas, por lo que ve y vive la vida placentera y feliz. Es un diplomático por excelencia. Es tímido y le cuesta iniciar cosas, aún las conversaciones. Trata de mantener su rutina y actividades diarias y es difícil moverlo a nuevas cosas. Tiene capacidades variadas siendo emocional y sufriendo de temores y ansiedades,  lo esconde muy bien debajo de esa personalidad fría. No le gusta expresar sus verdaderos sentimientos. Es capaz cuando entra en acción de lograr y cumplir los objetivos,  mostrando sus cualidades innatas y únicas, ya que es eficaz y muy organizado. No es un líder por naturaleza, pero si tiene que asumir un liderazgo lo hará eficientemente.  Es capaz de entusiasmarse por las artes y las cosas bellas de la vida. Tiene muchos amigos y sabe cultivar las relaciones muy bien. El flemático también tiene un buen sentido del humor y ve la vida desde un ángulo muy positivo y práctico. Es capaz de retener fechas, eventos históricos, películas y situaciones del pasado de una manera maravillosa por la capacidad de retención que tiene.
Los flemáticos son los últimos en acabar de comer pero escogen la comida muy deliberadamente. En cuanto a la conducción de un vehículo lo harán despacio. Es un poco indeciso en sus giros y salidas. Raramente tiene accidentes, pero sus indecisiones a veces les traen problemas a otros. Les gusta ir de compras, especialmente a las mujeres, pero se parecen a los melancólicos en cuanto a la indecisión a la hora de seleccionar y comprar algo, aunque en mayor proporción que estos. Van al mercado más frecuentemente, ya que compran poco a poco. Los flemáticos son meticulosos con sus finanzas y llevan registros llenos de detalles. Les gusta llevar el balance de sus cuentas bancarias y de que todo esté en orden, esto les da esa sensación de seguridad y estabilidad que siempre muestran.  Toman su tiempo para hacer las cosas, no se apresuran y no son tan meticulosos en los detalles como el melancólico, ni tan rápido como el colérico, ni tan dinámico y chispeante como el sanguíneo. Los flemáticos son personas inteligentes, pero morosos, indecisos, cobardes y sin motivación alguna. Trabajan mejor con proyectos cortos que a largo plazo. Hay que motivarlos constantemente, y cuando esto ocurre pueden lograr cosas increíbles. Son buenos analistas, capaces de deducir cosas increíbles, pero sin embargo prefieren conocer a través de la televisión los informes y las noticias de última hora que estar sentados por horas leyendo libros y viendo revistas. Son capaces de retener muchas cosas por la brillantez de sus memorias. Estos nunca se excitan ni se emocionan acerca de un tema de conversación, por lo general ellos no les gusta dar muchas opiniones, ni discutir temas, pero cuando se les pregunta, emitirán opiniones siempre con gracia y buen humor, pero nunca los verán enfrascados en conversaciones que ellos iniciaron y que entraron en ellas espontáneamente.

Variedad de combinaciones
Existen 12 variedades de combinaciones. Cada persona puede tener variedades de estos temperamentos, donde uno siempre será el temperamento predominante, el cual aparece en primer lugar. Hay personas que pueden llegar a tener hasta tres de estos temperamentos, pero las fortalezas y debilidades en lo secundarios siempre serán en menor cuantía que en el temperamento predominante.

Estas combinaciones son:

El Sanguíneo – Melancólico
El Sanguíneo – Colérico
El Sanguíneo – Flemático
El Colérico – Sanguíneo
El Colérico – Melancólico
El Colérico – Flemático
El Melancólico – Sanguíneo
El Melancólico – Colérico
El Melancólico – Flemático
El Flemático – Sanguíneo
El Flemático – Colérico
El Flemático – Melancólico

Metodologías y  técnicas más efectivas en la terapia y consejería cristiana

Establecer una relación de confianza: El sitio es muy importante. Este debe ser cómodo y tranquilo. El consejero debe inspirar confianza al aconsejado. La relación terapéutica es importante. Muchas veces se debe comenzar la conversación hablando en general de otros temas triviales como el tiempo o  acerca de cómo le fue el día e ir guiando poco a poco al aconsejado a través de algunas preguntas a sentirse confiado en comenzar a hablar acerca de sus problemas. La relación de confianza desde el principio es muy importante ya que le infunde seguridad y apoyo al mismo. El consejero debe mostrar al aconsejado que está en un lugar y con una persona segura. El aconsejado no debe sentirse presionado, asustado, manipulado e intimidado por nada ni por nadie. La seguridad que el consejero debe mostrar es importante. Muchas veces las personas tienen temores y vergüenzas al acercarse a consejeros porque piensan que estos se van a enojar, los van a criticar y a condenar. La persona debe sentirse amada y aceptada aunque sean muchas sus faltas, irresponsabilidades y pecados. La confianza es importante en el arte de aconsejar.
Escuchar: Sobre todo en el proceso primario de la consejería el consejero debe escuchar y observar al aconsejado atentamente. El terapista o consejero debe demostrar preocupación a través de lo que le está siendo compartido. Muchas veces estos primeros tiempos dan la llave o la solución al problema. Este no será el tiempo para dar consejos sabios, hacer muchas preguntas y mencionar textos bíblicos. Este es el tiempo de escuchar y escuchar con todo el corazón y el entendimiento. Muchas personas son dadas a hablar, pero pocas a escuchar. El teólogo alemán Dietrich Bonhoeffer dijo en cierta ocasión; “alguien que no puede escuchar pacientemente y durante tiempo prolongado, sino que mientras escucha está hablando, no es de mucha ayuda”. (7)
Conocer: Tener una panorámica de la situación real de la persona, así como ciertos antecedentes que pueden ayudar a resolver la situación; no es mostrar simpatía por el aconsejado, sino empatía. En otras palabras como dice un viejo dicho: “ponerse en sus zapatos”, ocupar el lugar del aconsejado, sus puntos de vista, sus temores, incertidumbres, fracasos, inseguridades, etc., de manera que el proceso de entendimiento, desde la perspectiva del consejero le provee armas para lograr  conocer a cabalidad las reacciones y vivencias del aconsejado.
Señalar: El consejero, sin embargo con autoridad, sí debe señalar aquellos aspectos que el aconsejado no ha querido confrontar, asumir o ver, pero debemos destacar que el consejero no está para juzgar, ni condenar a alguien por los errores o pecados cometidos. El juzgar corresponde a Dios. El pastor consejero o el consejero cristiano debe comprender, escuchar y no establecer juicios preestablecidos de la persona que está aconsejando. Aunque se señalen cosas, siempre tiene que hacerse desde una dinámica de amor, ya que este es el camino más excelente del cual habla Pablo (I Co 12:13). Es bueno primero destacar lo positivo que vemos en la persona que estamos aconsejando y luego, sabiamente y con autoridad, los consejeros deben confrontarlos con ellos mismos y sus errores. Se debe también compartir las verdades que el aconsejado necesita, enseñándoles e informándoles, así como haciéndoles sugerencias de cambios, a través de ejemplos prácticos.
Dar consejo y dirección: Esta es una parte importante de todo el proceso de consejería y psicoterapia. Se debe dar un claro consejo y una dirección acertada de acuerdo al problema del aconsejado. Se le debe dar la información que él necesita, de manera que la persona sepa con seguridad que rumbo seguir y qué debe hacer.
Orar, enseñarles la palabra y ministrarles espiritualmente: Todo esto debe ser guiado por el Espíritu Santo y no hay reglas definidas en el momento y en las sesiones exactas en que esto debe ser hecho. Esto depende de las circunstancias y situaciones que se presenten con el aconsejado. Cada persona presentará problemas y dificultades únicas lo que hace de la consejería  que sea dinámica y desafiante ya que no podemos tratar a las personas con métodos preconcebidos y fórmulas y reglas establecidas. No hay patrones específicos para una labor de consejería. Cada caso es diferente y se debe tratar de diferente manera.

Todos estos son algunos de los métodos y técnicas a llevarse a cabo por parte de los pastores consejeros o consejeros cristianos y también son utilizadas, por supuesto sin el énfasis cristiano, por consejeros seculares.
Hay muchos métodos usados en psicoterapia para ayudar a los pacientes, dependiendo del grado de complejidad del caso y situaciones particulares. La psicoterapia es muy útil para ayudar a pacientes a resolver problemas emocionales e interpersonales. En los casos de personas con problemas mentales graves y severos como la esquizofrenia y otras anomalías y desórdenes psicopáticos también la psicoterapia ha sido muy efectiva porque ayuda a los mismos a que comprendan y permanezcan en  el tratamiento y puedan manejar mejor su enfermedad.
En las personas que presentan un cuadro clínico depresivo y otras enfermedades y perturbaciones psicológicas en general, los psicólogos y terapistas sugieren utilizar algunas de estas técnicas y dinámicas terapéuticas.
Terapia emotiva racional
Terapia de comportamiento emotivo racional (REBT)
Terapia persona-centrada
Terapia del conocimiento
Terapia de familia/matrimonial
Terapia psicoanalítica
Logoterapia
Terapia de Integridad
Análisis transaccional
Terapia realidad
Terapia racional
Terapia de la psicoterapia o de la charla
Terapia de confrontación
La Biblia como terapia de apoyo

En los últimos años han aparecido muchas de estas  técnicas terapéuticas que están siendo de gran ayuda a los aconsejados. Vamos a explicar de una manera breve a algunas de estas nuevas terapias que ya hemos mencionada arriba.

La logoterapia
Cada persona quiere encontrar significado en su vida. Esta terapia se centra en ese aspecto del ser humano de llegar a ser y trata de que el hombre encuentre significado en lo que hace y por qué lo hace, busca encontrarse a sí mismo y el propósito de su existencia.

Terapia racional
Busca que el ser humano encuentre la solución a sus problemas a través de la razón. Trata de que la conducta del hombre esté de acuerdo con la razón. Cree que el hombre, si disciplina su pensamiento, puede llegar a tener una vida satisfactoria. Esta terapia racional declara que los problemas del hombre son debidos a los pensamientos irracionales del mismo. Esta teoría tiene solo una perspectiva humanística, dejando fuera la dimensión divina y negando el poder de las emociones.

Terapia realidad
Enfatiza la realidad presente y la responsabilidad. Ve la conducta como la motivadora de todas las cosas. Esta terapia trata de que las personas se enfrenten en la vida de una manera realista y trata de ayudar a los aconsejados a enfrentarse a las consecuencias de sus actos y su conducta.

Terapia de integridad
Se mueve en dos opuestos, culpa e integridad. Establece que cada ser humano tiene un sistema de valores y cuando esto no se tiene en cuenta y es violado, la conciencia puede entrar en un período de culpabilidad y el sistema de valores es afectado.  La culpa debe ser confesada lo que llevará a una liberación y restitución.

Terapia de la sicoterapia o de la charla
Las personas son capaces de identificar sus problemas, las causas psicológicas, el por qué de determinado comportamiento propio y de otros envueltos en el problema, entender las situaciones interpersonales y circunstancias que han rodeado las mismas, así  como todos los factores que han contribuido a ellos. La mayoría de estas personas resuelven sus problemas manteniendo la comunicación verbal y en muchas ocasiones no verbal. En las sesiones de sicoterapia hay intercambios de pensamientos, emociones y comportamientos que se van mantener así durante todo el proceso con el terapista. Este tipo de terapia es muy efectiva en personas con estados depresivos.

Terapia de Confrontación
Jesús utilizó este tipo de terapia con Nicodemo, confrontándolo con la verdad y su necesidad espiritual, al igual que lo hizo con la mujer samaritana. Jesús vino para “dar libertad a los cautivos” y “sanar a los quebrantados de corazón”, llevándolos a verse a sí mismos y a sus necesidades más urgentes de una manera sabia y transformadora (Isaías 61: 1).
Jorge A. León en su libro “Psicología pastoral para todos los cristianos” nos habla del ministerio de Jesús, que tenía dos aspectos fundamentales, el primero “kerigmática” cuando predicaba y enseñaba de las buenas nuevas de salvación, y la otra “terapéutica”, cuando iba sanado a los enfermos físicos, así como aquellos  quebrantados y acongojados del corazón.

La Biblia como terapia de apoyo
La Biblia y las promesas que hay para situaciones específicas que el hombre confronta, como la soledad, temor, falta de provisión, ansiedad y estrés, celo,  ira, contienda, orgullo, falta de perdón, resentimiento y  amargura, los pecados inconfesados y ocultos y la necesidad de paz y gozo, etc., son una terapia de apoyo efectiva en la consejería cristiana. Las palabras del Señor traen solaz, paz y seguridad al corazón angustiado del ser humano. A través de la Palabra las vidas pueden ser cambiadas y restauradas espiritualmente.

La psicología,  los elementos espirituales y la comunidad de fe
Lawrence J. Crabb, Jr. En su libro “Principios bíblicos del arte de aconsejar” ha logrado integrar de una manera sencilla y terapéutica la psicología y elementos espirituales para ofrecer estos principios básicos a la comunidad cristiana. Pastores, laicos y líderes en general pueden poner en práctica estos principios. El ilustra esto a través de siete pasos importantes que deben seguirse,

“Paso 1: Identificar los sentimientos problemáticos
Paso 2: Identificar la conducta problemática
Paso 3: Identificar el pensamiento problemático

Después de este paso, enseñar el cambio

Paso 4: Clarificar el pensamiento bíblico
Paso 5: Asegurar el compromiso
Paso 6: Planear y llevar a cabo una conducta bíblica
Paso 7: Identificar los sentimientos controlados por el Espíritu Santo” (8)

Todos los miembros pueden participar en el proceso terapéutico, donde se integra poderosamente la consejería y la teología, porque la iglesia es una comunidad de terapia cuando los miembros se enrolan en el proceso de sanidad y en el desarrollo personal y social de sus miembros. Pablo aconsejando a los cristianos de Gálatas: “Si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales restauradle con espíritu de mansedumbre” y también “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 6:1,2).
Por supuesto que la psicología pastoral es un instrumento importante en las manos de la teología pastoral. En los tiempos que vivimos de crisis, confrontaciones, relativismo, confusiones religiosas y humanas es importante que los pastores y líderes estén capacitados apropiadamente para comprender la problemática del ser humano en su totalidad. ¡Qué importante es para aquellos entregados a estas disciplinas comprender lo necesario que es conocer a Dios y conocernos a nosotros mismos! Esto puede traer una influencia terapéutica en las personas que ministramos, convirtiéndolos en agentes de sanidad para otros.

NOTAS BIBLIOGRAFICAS
1-7..  Lahaye Tim.”Manual del temperamento” Editorial Unilit 1987. Págs. 17, 18, 304,305.
8.- Lawrence J. Crabb, Jr. “Principios bíblicos del arte de aconsejar”. Tarrasa: Clie, 1977.
Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina Valera, Revisión 1960, Editorial Caribe 1980.

TEORIA DE PERSONALIDAD, TEMPERAMENTOS, CONSEJERIA Y TERAPIA CRISTIANA.
CURSO: PSICOLOGIA Y CONSEJERIA
DRA. MARIA CARIDAD PERDOMO
VOICE TO THE NATIONS MINISTRIES, INC.

Category: Cursos Variados

About the Author (Author Profile)

Voice To The Nations Ministries, Inc.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.